Viajaratope.Com
El Valle del Duero portugués, la ladera desconocida del Duero
Domingo, 09 de junio 2013






















Rumbo, agencia de viajes on-line líder en ventas según IATA, propone aprovechar la llegada del verano para conocer la ruta histórica y cultural del Valle del Duero en Portugal, que abarca varios municipios y lugares llenos de encanto. Conviene recordar que el río Duero delimita la región vinícola más antigua del mundo (recibió este título en 1756) y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En ribera portuguesa del Duero se producen excelentes vinos, como el famoso Oporto. Resulta sencillo dejarse encantar por el paisaje que forman sus valles con el río, los viñedos en terrazas y el aire fresco de la región y disfrutar visitando algunas de sus bodegas de vino Douro y Porto. Descubra el patrimonio y la riqueza del paisaje natural del Duero en alguno de los seis destinos seleccionados por Rumbo: Oporto Penafiel, Amarante, Peso da Régua, Vila Real y Lamego. Hoteles de 4 y 5* desde 56 euros por habitación doble, con desayuno incluido en la mayor parte de ellos.



Oporto, situado en la ladera del río Duero y próximo a su desembocadura, es la segunda ciudad más grande de Portugal. Está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a sus bonitos monumentos y edificios históricos, entre los que se encuentran la imponente Catedral y la Torre de los Clérigos. Además, fue distinguido como uno de los 10 mejores destinos del mundo para conocer el mundo del vino por el portal de viajes TripAdvisor en octubre de 2012. En las bodegas de vino de Oporto situadas en Vila Nova de Gaia se puede visitar a los principales productores de vino, conocer sus secretos y asistir a las mejores catas y eventos de degustación.

En el corazón del Douro y con una excelente situación geográfica, cerca de los principales centros históricos del norte de Portugal, se encuentra Penafiel. Es unas ciudad rodeada de colinas, valles y ríos donde se puede apreciar la belleza de las escarpadas laderas del Duero. Sorprende la calidad de su oferta para los viajeros, su rico patrimonio histórico y monumental  (se puede visitar Anta Santa Marta o el Menhir de Luzim, con grabados rupestres y varias necrópolis), su gastronomía, sus paisajes naturales, así como sus tradiciones, ferias y festivales.

Amarante es una ciudad norteña próxima al río Tâmega y las sierras de Marão y Aboboreira. El sorprendente entorno natural que rodea la ciudad es motivo más que suficiente para una visita. No obstante, Amarante ofrece incluso más sorpresas a los viajeros, incluyendo magníficos monumentos como el Monasterio y la Iglesia de San Gonçalo, el Puente San Gonçalo, las iglesias de Santo Domingo y San Pedro, la Casa da Cerca, el Solar de Magalhães (una hacienda del siglo XVI que perteneció a la Familia del navegante Fernando de Magallanes) y el Museo Municipal de Amadeo de Souza-Cardoso, entre muchos otros. Amarante es un destino idóneo para quienes buscan actividades relacionadas con el aire libre y la naturaleza, la gastronomía, la tradición y la historia.

Peso da Régua ofrece buenas razones para ser visitada, desde sus impresionantes paisajes, a las tiendas de vinos y las catas, en un lugar donde la vid y el vino siguen siendo el principal sello distintivo de la ciudad. Rodeada de verdes colinas llenas de viñedos, Régua es una de las ciudades ribereñas más importantes en la historia del valle del duero y del vino de Oporto. En Régua se puede visitar el edificio de la Casa do Douro, construido en granito pulido y mármol y con vidrieras del artista António Lino, donde se representa la historia de la región del Douro.

Ubicada en las estribaciones de la Serra do Marão, Vila Real es una de las ciudades más importantes del noreste de Portugal y el punto de partida ideal para explorar el valle del Duero portugués y seguir la famosa Ruta del Vino de Oporto. A lo largo de esta ruta es posible saborear algunos de los excelentes vinos de la región, como los de Mesão Frio y Murça. Vila Real también es conocida por la miel, el queso de cabra, los ahumados locales y su entorno natural, rodeada de pueblecitos y aldeas encantadores sobre el río Pinhão, con algunas construcciones que datan del siglo XV.

Lamego es uno de los centros urbanos más importantes de la región del Duero ha ocupado un papel fundamental en la historia gracias a su antigüedad, su patrimonio artístico y su belleza natural. Denominada por muchos como 'la ciudad de la luz', sus jardines, avenidas y colinas son una invitación al relax en contacto directo con la naturaleza y a conocer la artesanía y la gastronomía más tradicionales.



El Valle del Duero portugués, la ladera desconocida del Duero